(¡y por qué necesitas alguna!)

La vitamina C es un superhéroe bien conocido en lo que respecta a la recuperación y el brillo de la piel. ¿Pero no aclarará la piel, estropeando mi bronceado de verano?
¿Y todos los productos con vitamina C son iguales?

Vamos a averiguarlo.

MITO 1

En las fórmulas, la vitamina C se oxida rápidamente, perdiendo sus superpoderes.

La verdad: no necesariamente

La vitamina C tiene un poco de mala reputación en lo que respecta a la estabilidad, pero esto realmente depende de la forma de vitamina C utilizada y de la formulación general también.

Claro, este ingrediente puede ser un poco complicado, requiriendo un conocimiento serio y condiciones especiales para mantener sus maravillosas cualidades al máximo, pero esto no es nada que no pueda resolverse. De hecho, existen varios derivados de la vitamina C y algunos muestran mejor estabilidad y actividad que otros.

MÁDARA Vitamina C Crema Iluminadora Recuperadora se basa de Glucósido de Ácido Ascórbico, una forma estabilizada de vitamina C, altamente resistente a la oxidación. También se ha sometido a pruebas de estabilidad independientes para garantizar la gloriosa presencia de glucósido de ácido ascórbico y su eficacia hasta que se fija la fecha de caducidad.

MITO 2

Es irritante y puede sensibilizar la piel

La verdad: los tratamientos con cosmética con vitamina C sabiamente formulados son lo suficientemente suaves para todo tipo de piel

Ciertas formas de vitamina C pueden ayudar a favorecer la recuperación de la piel e incluso la curación después de haber sido afectadas por factores ambientales o de estilo de vida.

Esto será especialmente beneficioso después de esos largos y oscuros meses de invierno para devolverle a la piel su brillo y gloria, y evitar que los factores estresantes externos los roben durante todo el año. Sin embargo, algunos derivados de la vitamina C, como su forma más pura de ácido L-ascórbico, pueden irritar levemente la piel que no está acostumbrada a tales activos.

La buena noticia es que el glucósido de ácido ascórbico, que es el corazón de la Vitamina C Crema Iluminadora Recuperadora, posee todas las cualidades positivas de la vitamina C pura, pero es mucho más suave para la piel. Te alegrará saber que la fórmula también se ha sometido a pruebas dermatológicas para garantizar la máxima eficacia y seguridad.

MITO 3

El sol es tu enemigo mientras usas la cosmética con vitamina C

La verdad: estos dos pueden eventualmente hacer buenos amigos

Existe la creencia popular de que la vitamina C no debe utilizarse durante la temporada de sol y hay que evitar la exposición al sol a toda costa.

De hecho, es probable que la vitamina C se convierta en tu salvador favorito para después del sol, especialmente en combinación con la vitamina E: este poderoso dúo de antioxidantes ayuda a contrarrestar el estrés oxidativo, el daño solar y los signos del fotoenvejecimiento.

Por supuesto, no debes ir a la playa inmediatamente después de aplicar una crema hidratante con vitamina C, pero es una buena idea usarla durante la noche para apoyar la producción de colágeno y la recuperación de la piel mientras duermes, especialmente después de la exposición a los rayos UVA/UVB.

MITO 4

Hará tu piel más clara, robando el brillo del bronceado

La verdad: no aclara la piel, pero puede ayudar a evitar las irregularidades del tono de la piel y la pérdida de luminosidad

Los amantes de la piel bronceada a veces temen que los tratamientos con vitamina C puedan aclarar su tez. Pero esto simplemente no es cierto: la mayoría de las cremas hidratantes y sueros con vitamina C, destinados a uso doméstico, funcionan como tratamientos preventivos, ayudando a controlar las irregularidades del tono de la piel y frenando la aparición futura de manchas oscuras.

Además, la vitamina C trabaja para restaurar el brillo saludable de la piel, mejorando su apariencia general, ya sea pálida, profunda o bronceada.

MITO 5

Todos los productos con vitamina C son iguales

La verdad: definitivamente hay cosas que verificar y considerar

Recuerda, hay muchas y diferentes soluciones de vitamina C disponibles, y no todas son iguales, incluso en lo que respecta a la composición general: algunas son bastante simplistas (por no decir primitivas), mientras que otras son más sofisticadas.

En primer lugar, comprueba definitivamente qué tipo de vitamina C se utiliza en la fórmula. En segundo lugar, observa lo que no incluye la fórmula: los parabenos, los productos petroquímicos, los colorantes sintéticos y las fragancias artificiales son sólo algunas de las posibles cosas que debes evitar. También recomendamos fórmulas certificadas naturales y dermatológicamente aprobadas, en comparación con las soluciones convencionales de vitamina C sintética que existen.