Por Dāvis Suharevskis

BIOHACKING:

la nueva oleada de investigadores que cambia el mosaico de la ciencia. Un movimiento de entusiastas dispuestos a mejorar sus vidas de todas las maneras posibles. Incluso intenta sintetizar el arte a partir del conocimiento puro.

¿Qué significa para nosotros, desear y querer vivir una mejor vida? Para entender debemos investigar también. Investigaremos a los investigadores, artistas, pioneros y procesos de Biohacking.

El primer uso conocido de la palabra biohacking fue en 1992, y la definición nos informa que es una acción experimental realizada, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de un organismo vivo, ejecutada por individuos fuera del campo científico o médico oficial. De acuerdo, esto parece un poco fuera de la red y turbio. Pero es mucho más que eso. El movimiento quiere mejorar la vida de las personas y se puede hacer de muchas maneras diferentes. Los que adoptan un enfoque literal se llaman “grinders”; modifican sus propios cuerpos con chips NFC, dispositivos de navegación e incluso auriculares para convertirse en los primeros cyborgs de fabricación propia. Sin embargo, esta es una práctica rara, ya que los experimentos pueden ser peligrosos.

Se ve una creciente popularidad en DIY Biology; esta rama de biohacking ha crecido de unos pocos "laboratorios caseros" a una red global de aprendizaje e innovación que lanza sitios web internos para comparar sus dispositivos alternativos y centrífugas, microscopios y otras herramientas de fabricación propia.

Sin embargo, el tipo más popular de biohacking es más realista; no tiene un nombre preciso, por lo que simplemente se conoce como biohacking. Es una práctica que fluye para mejorar nuestras vidas a través de la implementación consciente y atenta de la ciencia en las prácticas mundanas. Puede comenzar con suplementos alimenticios, ya sea que estén hechos de arándanos recogidos a mano que luego se procesan y encapsulan para garantizar el mayor contenido posible de antioxidantes y vitaminas, o píldoras compradas por farmacéuticas, siempre que el biohacker esté en la cima del juego y sepa TODO sobre el producto. Se puede implementar en la dieta, donde, de acuerdo con pautas precisas sobre salud personal, se eligen productos para aumentar el rendimiento. Incluso un paseo casual en invierno puede ser un biohack si dejamos los zapatos en casa. Todo el país puede ser nuestra cámara criogénica.

Esta práctica ha encontrado su camino en cosméticos y cuidado de la piel. Los nativos de biología están buscando las formulaciones que puedan cumplir con precisión sus deseos únicos. Las cremas se fabrican para satisfacer todos los gustos. Y a veces esto no es suficiente para nosotros. Estamos acumulando más y más información sobre nosotros mismos, y podemos encontrar información sobre los ingredientes que más necesitamos. Con este conocimiento, podemos impulsar nuestro cuidado diario de la piel para hacer exactamente lo que queremos y obtener los efectos que deseamos.

CUSTOM ACTIVES

Échale un vistazo a la nueva línea de Custom Actives de MADARA para comprender y descubrir qué ingredientes personalizados son adecuados y necesarios para tu bienestar.